Bienvenido !

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

+

PAX

Comenzando su construcción nuevamente, el monasterio de San José se encuentra reubicado en la comunidad de la Purísima Concepción, en el municipio de Polotitlán, Estado de Hidalgo, en México.

Tuvimos tanto persecusion como problemas de conservar nuestra Residencia permanente tanto en Ecuador como en Colombia. Siguiendo a la Divina Providencia y a la ayuda que se nos ofrecía, decidimos mudarnos a Mexico.

Los monjes se dedican exclusivamente a la alabanza continua de Dios, al estudio y al trabajo manual según la Regla de San Benito, por tanto son ajenos a todo apostolado exterior. La liturgia monástica, incluyendo la Santa Misa y el Oficio Divino, es celebrada en latín como por siglos se ha hecho en todos los cenobios benedictinos.

Desde 2013, ad experimentum, la Divina Providencia ha guiado la fundación de este monasterio bajo la protección de San José, modelo perfecto de la vida monástica.

El monasterio dá la bienvenida a todos los visitantes; San Benito nos enseña que en ellos es Cristo mismo quien viene a nosotros. La entrada al oratorio para asistir a los oficios es libre y solo se pide que los visitantes entren convenientemente vestidos y mantengan el respeto debido a la casa de Dios en especial el silencio.

A las mujeres se les pide cubrirse la cabeza al entrar a la Iglesia. Tanto hombres como mujeres deben conservar la modestia cristiana en el vestir y mantener el silencio en el claustro.

Los principios doctrinales,fundamentales del Monasterio de San José, son los que plantea el gran dominico Padre Garrigou Lagrange: “Intolerantes doctrinalmente por que se cree, tolerantes en la caridad por que se ama”.

Nos encomendamos a sus fervorosas oraciones y a su generosidad para comenzar este proyecto material ahora en México y continuar manteniendo con vida este cenobio, para que como antesala del cielo,  atraiga muchas bendiciones para la Iglesia.

U.I.O.G.D.